< CIESPAL
MENUMENU
Antonio Pasquali Greco, defensor de la libertad de expresión y la ética periodística

Antonio Pasquiali Greco nació el 20 de junio de 1929 en Rovato, un pequeño pueblo en el norte de Italia, a los 18 años emigró con su familia a Venezuela, donde se nacionalizó en 1955.  Estudió Filosofía en la Universidad Central de Caracas y se doctoró en La Sorbona de París (1957), amplió sus estudios en las universidades de Oxford y Florencia. Fue catedrático de filosofía moral y comunicación social en la Universidad Central de Venezuela en Caracas, en la Facultad de Humanidades y Educación, orientó su acción investigadora y formativa hacia los procesos de la comunicación y los medios masivos.

Fue asesor y consultor internacional en materia de comunicación y medios, fue el creador del Centro Nacional Audiovisual del Ministerio de Educación (1958), del Departamento de Estudios Audiovisuales de la Escuela de Periodismo (1960), así también fundó y dirigió el Instituto de Investigaciones de la Comunicación (Ininco), en la Universidad Central de Venezuela, un monitor de análisis de gran prestigio nacional, recordado por su papel rector en el denominado Proyecto Ratelve, un aplaudido modelo estatal de radio y televisión de servicio público, una propuesta de política de radiodifusión que impulsaba un modelo competitivo, complementario y planificado de radio y televisión pública (1974).

Pasquali fue considerado como uno de los introductores en América Latina del pensamiento de la Escuela de Fráncfort. Fue un escritor prolífico, su obra Comunicación y Cultura de Masas (1963) ha sido referencia para varias generaciones de comunicadores sociales en América Latina. En el prólogo de su primera edición confesó el deseo de que su teoría y datos lleguen a ser “causas eficientes de una praxis concreta y reformadora”.

La Escuela de Fráncfort cuestionaba el aparato cultural del capitalismo, fundamentada en el hábito del consumo, el poder de la publicidad y la magia de los espacios de entretenimiento, y planteaba una interpretación en la cual los hados del inconsciente ejercían una clara influencia en la conducta de la sociedad de masas, a partir de los estímulos del poder en un esquema de dominación política. En su versión latinoamericana, Pasquali, como otros teóricos de la región, objetaba el desarrollo de industrias culturales satelitales, con carácter de réplica, con los cuales América Latina imitaba a Europa.

CIESPAL, a través de la Revista Chasqui realizó un justo homenaje al escritor, académico e intelectual venezolano Antonio Pasquali, con su edición 109 de marzo de 2010, de la cual fue el personaje central.  

Este número contiene acercamientos a su obra y pensamiento como comunicólogo, quien, como hijo de América Latina, abordó a los medios de comunicación, a la ética y a la globalización, así como la democracia. Además, en su obra Pasquali realizó una reflexión de la libertad de expresión, la realidad comunicativa de la región con estudios y análisis.

Fue miembro del Consejo Nacional de la Cultura (CONAC) y tuvo una destacada carrera en la sede de la UNESCO en París, fue el subdirector general de UNESCO para el sector de la Comunicación y el tercer director del Centro Regional de Educación Superior en América Latina y el Caribe (CRESALC), ahora Instituto Internacional de la Educación Superior para América Latina y el Caribe (IESALC). Pasquali promovió la Unión Latinoamericana y del Caribe de Radiodifusión (ULCRA, 1985) y el desarrollo del Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación (NOMIC, 1970), y participó en la gestación de la Asociación Latinoamericana de Investigadores en Comunicación (ALAIC, 1978).

Texto tomado del artículo ¿Contradicción entre libertad y equilibrio informativo? de la Revista Chasqui 8 – 1983.

Pasquali recibió el Premio Municipal de Literatura 1990 (Caracas). Fundador del Comité por una Radiotelevisión de Servicio Público (RTSP). Doctor ‘honoris causa’ por las universidades Central de Venezuela y Cecilio Acosta del Estado Zulia (Venezuela).

El maestro Pasquali fue un duro crítico con los contenidos de los medios, en especial de la televisión, por anteponer el interés económico por encima del servicio que deben prestar a la sociedad. Así, el filósofo colocaba la mira en la ética de la comunicación, y la responsabilidad social del comunicador. Denunció por años la “comunicación que incomunicaba”, a través de una especie de adoctrinamiento ideológico, por parte de los gobiernos, o comercial, por los oligopolios mediáticos.

“Los humanos, recordémoslo, pueden ejer­cerse como entes morales si conviven y se relacionan con otros; la comunicación es una forma privilegiada de tal relación con el otro; a una lectura moral del acto comunicante es lícito pues otorgar prioridad”

Antonio Pasquali, filósofo y comunicólogo falleció a sus 90 años, el 5 de octubre de 2019 en la ciudad de Reus, Cataluña – España, donde residió los últimos años de su vida.

Publicaciones en Revista Chasqui

Autoría Antonio Pasquali

El cierre de RCTV, sin mediar procedimiento judicial y contra la opinión del 80 por ciento del país, hizo que la «libertad de expresión» pasara a ser en Venezuela el tema de discusión por antonomasia. Una cosa es la exégesis académica, otra el peso de apabullantes realidades: una ocasión preciosa para convertir un tópico en valor de repensar, reasumir y actualizar. El autor desarrolla dos apostillas a la libertad de expresión y argumenta que «expresión» y «palabra» son filosofías individualistas mientras «»comunicar»» emana de concepciones socio-políticas».

La fiel reproducción digital de música, imágenes y textos es parte de la cotidianidad tecnológica. Este ensayo no explora las fronteras de la ciencia ni las primicias de la ingeniería. Sin embargo, hace sentir el futuro emergente de las formas de uso del texto puro, irremplazable. Interesa su estilo, su capacidad para evocar el asombro ante el ingenio industrial y apuntalar la fe en la palabra. El futuro de la palabra compactada en CD está mucho más del lado del hipertexto que del hipermedia, y más específicamente en dos campos bien precisos: el de las enciclopedias y el de la literatura.

Afirma el autor que Centroamérica es la temible y vigilada «cinta negra», allí en El Salvador, Radio «Venceremos» y Farabundo Martí, fueron los casos más exitosos, cuando actuaron como los protagonistas activos de la guerra interna. Cuenta la experiencia vivida en los 10 años por Radio Venceremos.

El autor narra la convulsionada vida política de Venezuela. En materia de comunicaciones sociales, señala que están confrontados a un grave problema de democracia y de cultura que gente honesta tendrá que resolver.

·         Comunicación ¿para cuál desarrollo?

¿Hasta dónde vale la pena seguir desplegando tanto esfuerzo por una comunicación más decente, pero marginal, en momentos en que esta se halla, amenazada por las super-autopistas cablo-satelitales de los grandes comunicadores? y, si se decidiera que sí vale la pena seguir asegurando alternativas, aún modestas, ¿cuál es la meta a perseguir en términos de desarrollo real? Entonces, comunicar ¿para cuál desarrollo?, ¿para el desarrollo de quién? Habla de la necesidad de recuperar lo ético y ofrece varias sugerencias operativas.

Se publica la propuesta de marco histórico y proyección de futuro de Antonio Pasquiali, en nuestra opinión, es útil referente contextualizado para los ensayos y estudios de caso sobre la formación del comunicador profesional. La evolución reciente de la filosofía, la ciencia y la tecnología llevan a Pasquali a afirmar que la humanidad se encamina lentamente hacia la reformulación global de la moral de la intersubjetividad, y a replantear desde sus cimientos el contrato social que concierne a la comunicación social mediática.

 

ESPECIAL REVISTA CHASQUI

Fuentes y páginas de referencia para la elaboración de este especial




CIESPAL 2019

Av. Diego de Almagro N32-133 y Andrade Marín
Telf:(+593) 25548011
Quito-Ecuador
info@ciespal.org